CUIDA TUS PIES

Te vamos a dar algunas ideas para cuidar esa importante parte de tu cuerpo (a veces ocultada y olvidada)

  • ¿Cuántas horas al día pasan tus pies «encerrados»?

Libéralos, estamos «diseñados» para andar descalzos y sentir el aire fresco, la cálida arena, el agua revitalizante y relajante sol en nuestros pies.

  • ¿Están limpios?

Calzados y calcetines sintéticos impiden la transpiración, concentrando la piel muerta que junto con el calor y la humedad fomentan la formación de bacterias generando mal olor y trastornos como el pie de atleta.

Caminar descalzo está muy bien si escogemos una superficie limpia (evita las zonas de uso público, sobretodo si están húmedas) con el fin de prevenir contagios de hongos e infecciones.

Después de un lavado con jabón neutro; un baño en agua tibia o caliente con esencias de lavanda nos ofrecerá una sensación muy placentera.

  • ¿Eliminas las durezas, cortas las uñas y los hidratas adecuadamente?

Estrechas hormas, tacones altos y roces, generan durezas y malformaciones del pie y sus uñas. Después del baño, podemos aprovechar para:

Eliminar durezas con una lima, piedra pómez o una crema exfoliante.

Cortar las uñas con un corte recto, sin apurar para no dañar la piel y acabar limando (sin curvas) del borde hacia adentro (en una dirección) y de arriba a abajo y viceversa para suavizar el borde.

Tras un secado con una toalla de algodón (o al aire libre), podemos utilizar una crema hidratante que nos mantendrá la piel sana y suave (recuerda hidratar tus uñas también)

Un mantenimiento correcto nos llevará a lucir unos pies sanos y bonitos.

  • ¿Cuántas veces masajeas tus pies cansados?

Encontrarás múltiples beneficios (relajación, eliminación de toxinas, mejora la calidad del sueño,…) debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas de tus pies (llamadas zonas reflejo) conectadas con tu organismo.

Prueba a hacer rodar una pelota de tenis bajo tus pies y luego me cuentas…

  • ¿Están fuertes y sanos?

La sobre amortiguación del calzado deportivo, nos ha llevado a cambiar nuestra pisada natural (primero apoyo el metatarso y después apoyar levemente el talón, fíjate bien como corren los atletas de élite), por una pisada (supinadora o pronadora) del talón transmitiendo grandes cargas a nuestra columna vertebral y bajo rendimiento en nuestras zancadas.

Existe una creciente tendencia al barefoot (pie descalzo) que utiliza calzado minimalista con re educación de la pisada, fortaleciendo y  generando grandes beneficios para nuestros pies.

  • Ahora te toca lucirlos

Al natural, con tus uñas pintadas, con henna, con bisutería o unas bonitas tobilleras.

Apóyalos en un cojín, mueve los deditos y sonríe!!!